lunes, 21 de mayo de 2012

postheadericon Peñarol 2 – Nacional 3 | Con las manos vacías

Peñarol cayó por 3 a 2 ante Nacional en un partido increíble y quedo eliminado de la lucha por el Clausura y la tabla anual. El “carbonero”, que comenzó ganando al minuto de partido, jugó mejor que el “bolso” y mereció otra suerte, pero nuevamente la ineficacia ofensiva y el drama de la pelota parada en contra, fueron factores determinantes para dejarlo con las manos vacías. Los goles “aurinegros” fueron marcados por Rodrigo Mora y Marcelo Zalayeta.


Peñarol, que jugó uno de los mejores partidos de la temporada, increíblemente terminó derrotado y eliminado del campeonato uruguayo, ante un rival que prácticamente no generó ocasiones de gol, pero que fue letal en el rubro pelota quieta. Por más que el “manya” dominó la tenencia del balón casi a lo largo de todo el encuentro, de que por momentos desplegó un fútbol vistoso, de que convirtió dos goles y de que tuvo claras chances para anotar más, pagó muy caras las desatenciones que tuvo a la hora de defender la pelota parada y eso le costó el partido y la temporada.



El primer tiempo mostró un neto dominio por parte del conjunto “aurinegro”, que ganando el duelo en la mitad del campo con la dupla Marcel Novick-Sebastián Cristóforo, maniató a su rival en ataque, generando además rápidas salidas que complicaron siempre a una defensa “tricolor” que no mostraba firmeza, sobre todo en la zona donde se ubicaba Andrés Scotti.

Peñarol estuvo dos veces arriba en el marcador, fue quien generó el gasto energético, quien fue dueño del balón, pero la fatídica pelota parada, que fue un karma durante todo el semestre para este plantel, terminó dejando en tablas los primeros 45´, con sensación de injusticia para el público presente y con la seguridad de que el partido no terminaría con ese resultado.

La apertura del score fue anotada por Rodrigo Mora, luego de que Zalayeta bajara, ayudado por uno de sus brazos, una pelota en el área que luego el riverense se  llevó y remató mano a mano ante Jorge Bava, estrellando su tiro en el palo y convirtiendo tras el rebote.

El “manya” continuó acechando el arco rival y estuvo cerca de convertir un segundo tanto antes de que llegara la primera injusticia de la tarde, cuando tras un tiro libre ejecutado por Tabaré Viudez, Richard Porta la peino y Emiliano Albín, sin otra intención que la de cubrir su rostro, desvió la trayectoria de la pelota con sus antebrazos dentro del área. Martín Vázquez no lo dudó y sancionó acertadamente la pena máxima, para que Porta pusiera la igualdad a los 15´.

De todas formas, Peñarol no acusó anímicamente el golpe y continuó buscando anotar con la misma supremacía que al comienzo. Pudo ser en varias oportunidades, hasta que a los 25´ Zalayeta la mandó a guardar con tremendo zapatazo, pegándole de primera desde la medialuna tras centro de luís Aguiar desde el carril izquierdo.

Incluso, el elenco de Jorge Da Silva estuvo a punto de abrochar el tercero, ante un Nacional que no proponía, y que se limitaba en esperar y salir de contra, pero con tanta separación en sus líneas media y delantera, que cada intento de conexión era anticipado por un jugador de casaca a bastones amarillos y negros.

A los 39´ Jadson Viera debió abandonar el campo debido a una grave lesión, cuando tras chocar rodillas con Zalayeta rompió uno de sus tendones rotulianos. En su lugar ingresó Pablo Álvarez, obligando a Marcelo Gallardo a reorganizar la defensa, pasando a Scotti al centro del área junto con Alexis Rolin, dejando a Álvarez en posición de cuatro.

Pero nuevamente el fantasma de la pelota parada convirtió un trámite desparejo en un partido igualado, cuando a los 40´, tras un tiro de esquina, Porta la peinó en el primer palo, y Facundo Píriz con mucho oportunismo cabeceó casi en la línea ejecutando a Leandro Gelpi.

La gran mayoría de los espectadores que se encontraban en el Centenario, incluidos los parciales del “bolso”, no salían de su asombro por las claras diferencias de juego marcadas por uno y otro, las cuales no se veían reflejadas en el tanteador.

La dupla ofensiva Zalayeta-Mora, de mucha movilidad y entrega, siguieron haciendo sufrir a la defensa rival, estando a punto de desequilibrar nuevamente antes del cierre de la primera mitad. 

Debemos destacar que en este primer tiempo hubo un claro penal a favor de Peñarol, ya que Alexander Medina paró una pelota con sus manos en el área, pero el criterio de Vázquez no fue el mismo que el de minutos atrás, desestimando la sanción.



El complemento mostró un juego de menor nivel. La mayor parte del tiempo el balón estuvo en el mediocampo, y si bien el “carbonero” continuaba siendo quien apostaba a ir a más, la cosa se hizo muy trabada y las situaciones no abundaban.

A los 52´ Gallardo movió una pieza que cambiaría la tarde. Sustituyó a Alexander Medina, quien había dado evidencia de su falta de fútbol y que nunca logró ser una complicación para Peñarol, por Álvaro Recoba, como buscando que el talento individual del “chino” le diera una mano que el juego colectivo de su equipo no podía.

Cuatro minutos más tarde, tras una innecesaria falta al borde del área de Carlos Valdez sobre Israel Damonte, cuando este último maniobraba sin peligro y de espaldas al arco, vino el tercero y se cayó la estantería. Recoba engañó muy bien a Gelpi, acomodando con sutileza su tiro libre con una comba perfecta por arriba de la barrea, al mismo palo del arquero, quien ya había dado el paso para buscar el balón sobre el otro sector del arco, y fue muy tarde cuando quiso regresar.

Peñarol, a pesar de la desesperación, continuó jugando bien, y durante todo el resto del segundo tiempo procuró un gol que nunca llegó, a veces fallando por milímetros, y encontrándose además con un Bava inspiradísimo que las tapó todas.

Nacional, con la tranquilidad del 2-3, y consciente de que a su rival sólo le servía ganar, replegó aún más a su equipo, retiró a Damonte por Matías Cabrera, jugando más de 30 minutos a puro contragolpe y poniendo en apuros varias veces a un “carbonero” que defendía con muchos espacios entre sus líneas.

Porta, quien supuestamente estuvo desmayado dos veces durante el partido, pareció recuperarse rápidamente cuando tuvo dos contras casi a mano a mano con Darío Rodríquez, pero el capitán resolvió bien en ambas. El delantero “bolso” pidió penal en la segunda, pero lo cierto es que Rodríguez a pesar de hacer contacto con él, no lo derribó, aunque por la rapidez de la jugada, la posición del árbitro y la forma en que cayó Porta, pudo existir sanción.

El ingreso de Maximiliano Pérez por Aguiar nada cambio en el trámite, pero el “maxi” estuvo de cara con el gol, fallando en el último toque.

Da Silva en un último intento desesperado por romper una defensa que tenía como único objetivo sacar todas las pelotas de su zona de influencia, le dio ingreso a Santiago Silva y a Nicolás Freitas  en lugar de Mora y Cristóforo respectivamente, buscando por juego aéreo lo que por abajo parecía imposible.

Silva tuvo dos notables cabezazos que por milagro no fueron gol, pero el partido, con sus cinco minutos de descuento incluidos se fue y con el toda la ilusión del “aurinegro” por lograr la corona del Uruguay.

Es lógico que el hincha pueda estar enojado o triste por todo lo que significa perder este partido, pero hoy la realidad es que al equipo no se le puede achacar absolutamente nada. Hubo buen juego, rebeldía, entrega y mucha actitud. Pero como todo humano, el jugador se equivoca. Los errores le costaron carísimo a Peñarol, es cierto, pero también es claro que el campeonato no se perdió sólo en el clásico.

Ahora, con tranquilidad y tiempo, habrá que pensar mucho y trabajar con la frialdad de la razón, pero con el calor del espíritu “oro y carbón”, porque evidentemente hay una pieza que no está funcionando bien.

Restan dos partidos por el campeonato, ante un equipo casi descendido y que ya está en la segunda división. La única misión, más allá de salvar el honor, será la de lograr al menos una victoria que nos deposite definitivamente en la copa Libertadores 2012, para de una buena vez dejar atrás esta temporada funesta y renovar la ilusión con la que se aproxima.


Ficha del partido

Peñarol 2 - Nacional 3

Fecha: Domingo 20 de mayo de 2012
Torneo: Clausura
Jornada: 13ª
Estadio: Centenario
Árbitros: Martín Vázquez, Miguel Nievas y Gabriel Popovits.

Peñarol: Leandro Gelpi, Emiliano Albín, Carlos Valdez, Alejandro González, Darío Rodríguez, Marcel Novick, Sebastián Cristóforo (84' Nicolás Freitas), Luis Aguiar (72' Maximiliano Pérez), Fabián Estoyanoff, Rodrigo Mora (86' Santiago Silva) y Marcelo Zalayeta.
DT: Jorge Da Silva.

Nacional: Jorge Bava, Andrés Scotti, Jadson Viera (39' Pablo Alvarez), Alexis Rolín, Darwin Torres, Maximiliano Calzada, Facundo Píriz, Tabaré Viudez, Israel Damonte (58' Matías Cabrera), Richard Porta y Alexander Medina (52' Alvaro Recoba).
DT: Marcelo Gallardo.

Goles: 1' Rodrigo Mora (PEÑ), 15' Richard Porta (NAC) de penal, 25' Marcelo Zalayeta (PEÑ), 40' Facundo Píriz (NAC), 56' Álvaro Recoba (NAC).

Tarjetas amarillas: 7' Israel Damonte (NAC), 14' Carlos Valdez (PEÑ), 14' Emiliano Albín (PEÑ), 27' Maximiliano Calzada (NAC), 45' Marcel Novick (PEÑ), 60' Darwin Torres (NAC), 81' Sebastián Cristóforo (PEÑ), 82' Facundo Píriz (NAC), 90' Richard Porta (NAC).

Expulsado: 90' Darwin Torres (NAC).



0 comentarios:

Video Destacado

LAS NOTAS MÁS DESTACADAS

  

Buscador

RECIBÍ LAS NOTICIAS POR MAIL

Blog Archive

Con la tecnología de Blogger.