lunes, 6 de mayo de 2013

postheadericon J. Da Silva | “Si perdía el clásico seguramente me iba” (VIDEO)

Feliz y aliviado por la victoria en el clásico, Jorge Da Silva disparó frases imperdibles. En conferencia de prensa, el entrenador reconoció que de perder hubiera dejado su cargo, habló de  la confianza interna del grupo, y defendió a capa y espada las críticas sobre Enrique Bologna. 


Un Da Silva frontal y a quien se lo vio sin la carga de partidos anteriores, explicó cuándo comenzó a plasmar la idea del equipo titular que afrontó el choque con Nacional: “Desde el día martes yo ya tenía la certeza de cuál era el equipo que iba a poner en cancha, pero lógicamente que no se lo había confirmado a los futbolistas. El único que sabía que jugaba porque yo se lo dije en un mano a mano fue el tony. Probamos miércoles y jueves, buscamos alguna variante, pero yo sabía que este era el equipo que iba a poner en cancha”.

Si bien la inclusión de Antonio Pacheco y de Sebastián Píriz fue una gran apuesta, dijo: “El resultado me da la razón, pero había un convencimiento total. Hoy lo que hicimos fue ratificarlo”.

“Tengo que agradecerle al grupo, porque la verdad hicieron un partido extraordinario, con una concentración espectacular, con actitud y orden. Estábamos convencidos que podíamos ganarlo”, agrego luego.

Si bien Peñarol revivió en la lucha por el Clausura y la anual, aseguró que el camino no será fácil, aunque admitió que “Vamos a seguir como hasta ahora. Hoy para ninguna de las dos tablas dependemos de nosotros mismos, pero hay que tratar de meter presión, ganar juegos y si no nos alcanza prepararnos para jugar las finales”.

Para el “polilla” la semana previa al clásico fue muy difícil y un resultado negativo pudo poner en riesgo su cargo, sobre lo cual dijo: “Nosotros acá vivimos de los resultados. El entrenador, la única manera de sostenerse que tiene es que el equipo gane y más en Peñarol. Yo lo tenía muy claro y por eso dije que una derrota en el clásico podía llevar a muchas cosas”.

“Esto hay que disfrutarlo pero con tranquilidad. Yo no era un desastre como técnico la semana pasada ni soy un fenómeno ahora. Sigo siendo el mismo, el mismo laburador de todos los días”, aclaró también.

Específicamente en cuanto a su continuidad, manejó que se planteó la idea de irse, aunque  comentó que en su círculo íntimo “Me dijeron muchos amigos, amigos de verdad, que pase lo que pase no me podía ir porque me había ganado el derecho de jugar las finales. Yo sabía que si hoy se sufría una derrota iba a ser muy difícil llegar hasta las finales. No quería poner a los jugadores ni a la dirigencia en una situación difícil de salir, entonces muchas veces el técnico dando un paso al costado libera tensiones y se gana en tranquilidad. Yo tengo claro cuando estoy de más en un lugar, y sé en el momento en que me tengo que ir. No voy a forzar nunca una situación sobre la gente que yo pienso que ha confiado en mí”.

“Si perdía el clásico seguramente me iba”, sentenció con total franqueza sobre el tema.

Del partido en sí no realizó demasiadas puntualizaciones, pero manifestó que la salida de Iván Alonso fue contraproducente para  el rival: “Cuando salen jugadores de ese tipo sentís un poco de alivio, porque marcan diferencia en cualquier jugada”.

Para el entrenador la confianza del grupo siempre estuvo plena aún en los peores momentos, y admitió que necesitaban mucho de este tipo de victorias porque “Hoy era un partido importante para reencontrarnos con nosotros y volver a creer. Pero también sabíamos que de ganarlo prácticamente dejábamos sin posibilidades a Nacional de lograr el tricampeonato que era otro de los objetivos. Yo quiero salir campeón, pero también quería que Nacional no lo fuera, al igual que todos los hinchas y los dirigentes. No vamos a esconder eso. Todavía falta. En el fútbol, hasta que los números no lo indican hay que respetar y esperar por lo que pueda suceder”.

Por último, Da Silva ponderó la actuación de Enrique Bologna en el clásico y aprovechó para defender al arquero sobre las constantes críticas recibidas: “Hoy demostró que es un arquero ganador. Él ganó el otro clásico que jugó y fue campeón del Apertura. Cuando queremos hacer daño nos olvidamos de las cosas buenas. Yo no soy rencoroso, pero no me olvido, y he escuchado y leído muchas críticas con mala leche por parte de la prensa”.

“Es un muchacho que inmerecidamente fue cuestionado desde el primer día en que llegó a Peñarol. Yo miro todos los fines de semana los goles  que se hacen en el fútbol uruguayo, y si le hacen alguno de esos a Bologna nos matan a todos. Eso es porque se ha generado una gran manija. A Bologna no le perdonan una”, agregó entre satisfecho por la actuación del “beto” y dolido por las declaraciones de algunos medios.

“Esto es así, son las reglas del juego, pero creo que tendríamos que ser más justos en algunos comentarios”, tiró el “polilla” con un claro mensaje hacia la prensa.





Síganos en Facebook y Twitter.

0 comentarios:

Video Destacado

LAS NOTAS MÁS DESTACADAS

Buscador

RECIBÍ LAS NOTICIAS POR MAIL

Blog Archive

Con la tecnología de Blogger.