lunes, 9 de noviembre de 2015

postheadericon “Podía ser roja como podía ser amarilla”

Forlán habló de la polémica jugada que protagonizó al inicio del clásico y confesó que temió lo peor. “Si me echaba, ¿qué iba a decir? Es el fútbol”, tiró un Cachavacha que además analizó el empate: “Estaban muy preocupados por lo que Peñarol estaba haciendo”.


Luego del que fuera su debut con la camiseta de Peñarol, el otro punto al to que se esperaba de Diego Forlán era sin duda la disputa de un clásico. 

El domingo, llegó el día y el delantero por fin hizo su estreno en uno de los partidos más importantes del mundo en términos de jerarquía, y tras el empate que mantuvo a Peñarol como el único líder del Torneo Apertura analizó los hechos en rueda de prensa.

“Obviamente me hubiera gustado ganar. Después, por cómo se dio el partido, el empate nos dejó primeros y dependiendo de nosotros”, dijo al inicio de las preguntas con claros gestos de disconformidad. 

En cuanto a la expectativa generada en lo previo, señaló que “te pasan mil cosas por la cabeza, pero con la experiencia de los años tratás de estar lo más tranquilo posible”.

“Lo disfrutas. Tratás de estar un poco apartado de todo y esperar por la hora del partido. Capaz que como hincha lo disfrutaba más. Como jugador tenés que estar por fuera de lo que son las dos hinchadas. Obviamente que uno lo disfruta mucho más si se gana”, añadió luego. 

A la hora de explicar lo sucedido dentro del campo de juego, fue terminante y sostuvo que “Nacional cambió su sistema, dependió mucho de lo que Peñarol iba a hacer y nosotros seguimos haciendo lo mismo de siempre. Ellos buscaron taparme a mí y a varios compañeros más”.

“Hicieron un partido más defensivo de los que venían haciendo en este campeonato, lo que quiere decir que estaban muy preocupados por lo que Peñarol estaba haciendo”, agregó. 

Dentro de un encuentro que se prestó parejo, “Peñarol tuvo las ocasiones más claras, sobre todo en el primer tiempo. El gol fue un momento duro para nosotros”.

Luego, “en el segundo tiempo, se dio un partido cerrado. Ellos jugaron al pelotazo, estuvieron muy bien cerrados defensivamente y nosotros no tuvimos espacios. Ese era el partido que vinieron a buscar”.

“Al final se dio una jugada de pelota quieta, en donde Peñarol es fuerte y por suerte lo pudimos empatar”, subrayó como conclusión.

Con todas las miradas puestas en él, sobre el comienzo del juego el atacante fue protagonista de una dura entrada sobre Gonzalo Porras que bien pudo costarle la expulsión, y sobre la que opinó sin tapujos: “Podía ser roja como podía ser amarilla. En realidad llegué tarde, intenté puntear la pelota, quedé mal parado y llegué a tocarlo a Porras”.

“Si me echaba, ¿qué iba a decir? Es el fútbol. Por más que tenga razón o no, no soy de discutir las decisiones arbitrales por más que sean a favor o en contra. Hay que tener paciencia. El árbitro interpretó que fui a la pelota”, indicó. 

Por último, se refirió a lo que resta del certamen para el Carbonero, que afrontará los últimos tres encuentros dos puntos por encima de los Tricolores: “Sencillo no es. Está todo muy parejo. Dependemos de nosotros pero tenemos partidos muy complicados. Los dos puntos son una diferencia pero eso no te asegura nada”.


Seguinos en Facebook y Twitter

0 comentarios:

Video Destacado

LAS NOTAS MÁS DESTACADAS

  

Buscador

RECIBÍ LAS NOTICIAS POR MAIL

Blog Archive

Con la tecnología de Blogger.