sábado, 11 de junio de 2016

postheadericon Peñarol bicampeón de América en Brasil

El 11 de junio de 1961 el Carbonero retuvo el cetro continental ante el poderoso Palmeiras en Pacaembú y selló otra página del gloria en el fútbol uruguayo.


Una vez conquistada la primera edición de la Copa de Campeones de América, denominación inicial que tuvo la Libertadores, Peñarol se enmarcó en el duro objetivo de retener el título.

Tras la exitosa experiencia de 1960 el certamen creció en interés y para 1961 fueron nueve los países participantes, sumándose los campeones de Ecuador y Perú, excluyendo únicamente al monarca de Venezuela.

Para la cita, y en el medio de lo que también era el bienestar deportivo a nivel local con la gesta del primer quinquenio entre 1958 y 1962, el Aurinegro se reforzó con dos incorporaciones de lujo. Llegaron el peruano Juan Joya, proveniente de River Plate de Argentina, y el potente delantero José Sasía, desde Boca Juniors del mismo país.

El destino marcó que el camino Mirasol comenzara enfrentando a Universitario de Perú en cuartos de final, a quien venció en Montevideo por 5 a 0 con goles de Alberto Spencer (2), Joya (2) y Sasía. La revancha en el Estadio Nacional de Lima deparó en derrota por 0-2 y significó la clasificación a semifinales ante el rival de la última final; el duro Olimpia de Paraguay.

El Manya se impuso en ambos partidos, con victoria por 3-1 en el Estadio Centenario con tantos de Joya, Núber Cano y Luis Cubilla, mientras que el juego de vuelta en Asunción terminó con un 2-1 producto de los goles de Sasía y Cubilla. Aquel duelo se recuerda como la segunda versión de “La guerra de las naranjas” ya que el público local arrojó piedras y naranjas podridas en varios tramos del encuentro lo que obligó a detenerlo más de una vez. Incluso, el presidente Gastón Güelfi recibió una pedrada en la cabeza y debió ser atendido para frenar el sangrado. 

Pero las batallas no terminarían allí y para las finales se vino otro rival de estirpe; el poderoso Palmeiras de los bicampeones mundiales con Brasil, Djalma Santos y Nilton Santos. Aquel conjunto paulista recordado como la Academia fue el único en quebrar en su país la hegemonía del Santos de Pelé, por lo que la definición no sería sencilla.

La primera final se disputó el 4 de junio en un Centenario colmado por 70 mil almas que llegaron expectantes por un triunfo que se hizo desear. El equipo visitante hizo sentir su estilo y fue el dominador del trámite, pero apenas un minuto antes del pitazo final apareció Spencer para con el “sello de la casa” salvar el triunfo y asegurar al menos, un tercer partido desempate en cancha neutral.

Luis Maidana; William Martínez, Cano; Edgardo González, Roberto Matosas, Walter Aguerre; Cubilla, Ernesto Ledesma, Spencer, Sasía y Joya fueron los once que iniciaron por Peñarol. 

Sin embargo, el desempate no fue necesario ya que otra vez Peñarol sacó toda su jerarquía para salir airoso en el mítico estadio de Pacaembú, un escenario que aquel 11 de junio de 1961 fue una caldera que conjugó todo en contra del Decano.  

Bajo la batuta de Roberto Scarone el equipo formó con Maidana; Martínez, Cano; González, Matosas, Aguerre; Cubilla, Ledesma, Spencer, Sasía y Joya. El Pepe Sasía volvió a convertirse en héroe cuando a los 5' de juego abrió el marcador y prácticamente definió el encuentro y el título.

Palmeiras, dominador del juego pero apurado por el reloj, se fue desesperando cada vez más y los centros en busca de sus delanteros fueron “pan comido” para los defensores Charrúas que soportaron la embestida. El empate del dueño de casa a los 70' no cambió nada y ni las agresiones de los fotógrafos pudieron detener la conquista.


El 1-1 final sentenció la segunda conquista continental de Peñarol con un récord de cuatro triunfos, un empate y una derrota para sellar una nueva página de gloria en el fútbol uruguayo.

En Montevideo hubo un recibimiento histórico para los campeones que ofrendaron la copa ante miles de personas que desbordaron las calles.

Pero este no fue el capítulo final para este equipo que meses más tarde coronaría un año brillante conquistando por primera vez la Copa Intercontinental ante el Benfica de Eusebio.



Fuentes: Historia de Peñarol (Luciano Álvarez) y Pionero de América (Jorge Barraza). 
Fotos: Padre y Decano y prensa de Peñarol

0 comentarios:

Video Destacado

LAS NOTAS MÁS DESTACADAS

  

Buscador

RECIBÍ LAS NOTICIAS POR MAIL

Blog Archive

Con la tecnología de Blogger.